Cuatro Cuentos Apestosos: Volumen 1 por Donald Rump

Cuatro Cuentos Apestosos: Volumen 1 por Donald Rump
Titulo del libro : Cuatro Cuentos Apestosos: Volumen 1
Fecha de lanzamiento : February 7, 2015
Autor : Donald Rump
Número de páginas : 42
Editor : Donald Rump

Obtenga el libro de Cuatro Cuentos Apestosos: Volumen 1 de Donald Rump en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Donald Rump con Cuatro Cuentos Apestosos: Volumen 1

Cuatro historias de amor, traición y ese gas verde favorito de todos en un inolvidable volumen.

Para lectores adultos (maduros o no). Aproximadamente 11.000 palabras.

EMBOTELLANDO PEDOS

¿Podría el poder más grande...

El camino a la riqueza, más allá de nuestra imaginación más salvaje...

La clave para alcanzar el más alto nivel de conciencia espiritual y la felicidad...

... Ser obtenido por pedos embotellado???

--Es nuestro secreto... --Vlad le dijo al niño pequeño. --Usa el poder con cuidado...

EL CRITICO ENCULADO

El culo de Zack Pimpton nunca ha estado peor, y el hecho de que el médico sea un comediante a tiempo parcial no ayuda. Por desgracia, Zack es bastante cabrón y dice lo que no debe, haciendo que el buen doctor se ponga furioso.

A PUNTO DE REVENTAR

Barnabus Prim ha llegado al final del camino. Ahogado en deudas y casado con una mujer odiosa que no puede ni verlo, decide hacer lo impensable. Pero encontrar el camino al más allá resulta mucho más difícil de lo que él había imaginado.

EL MATRIMONIO APESTA

Mackelroy Puggsley creía haberlo oído todo, hasta que un extraño hombre llamado Bilby Bloob se aparece en su vestíbulo una mañana. Cuando Bilby le pide un permiso de matrimonio para su gaseosa esposa, el viejo pone el freno. Sí, una cosa es casarte con tu novia de la secundaria, pero ¿con un pedo? ¿A quién se le puede ocurrir casarse con un pedo?

--No me iré a ningún lado hasta que nos dé un permiso de matrimonio --insisitó Bilby.

--¿Ah, sí? --Mackelroy se hizo sonar los nudillos.