JOANNA MILLS: Volumen 5 por INER (Inma Escobedo Rico)

JOANNA MILLS: Volumen 5 por INER (Inma Escobedo Rico)
Titulo del libro : JOANNA MILLS: Volumen 5
Fecha de lanzamiento : September 25, 2017
Autor : INER (Inma Escobedo Rico)
Número de páginas : 104
Editor : JMD Ediciones

JOANNA MILLS: Volumen 5 de INER (Inma Escobedo Rico) está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

INER (Inma Escobedo Rico) con JOANNA MILLS: Volumen 5


Volumen 5 de la novela por entregas JOANNA MILLS

se SIGUE...

—¿A qué estamos?
—Trece.
—No jodas, ¿hoy es viernes trece?
Yo asentí y nos quedamos en silencio. Él saboreando su cigarrillo, yo mirando alrededor. La situación me estaba matando. Había salido del bar para no verlos y lo tenía a mi lado, no lo quería mirar. Me daba cuenta de que siempre que lo había tenido cerca fue por un motivo especial. A contratiempo íbamos, sí, pero como electrificada la piel, deseando que saltaran chispas aun negándolo, resistiéndonos, pero cayendo. Sin embargo ahora, él hacía como si nada.Si era cierto que había madurado, ¿no significaría también que enamorado de Macarena, ese verano se había olvidado de mí?
Moría pensando que a fuerza de rechazarlo, se hubiera terminado la magia existente entre nosotros y resignada sin mirarlo dije:
—Bueno, ciao, me voy.
Eran las doce menos cuarto.
Había aparcado la moto pegada a la pared del bar en el callejón, y sin volverme a Cayetano, con una tristeza que no podría explicar, caminé hacia ella. Me acomodé en el asiento y antes de arrancarla me tomé un tiempo, entonces oí una voz: «¡Está muy oscuro!». Y del susto di un bote en el asiento. Cayetano estaba a mi lado. Se disculpó.
—No te metas sola en callejones tan oscuros, y menos en viernes trece. Ya sabes por qué lo digo —dijo divertido con voz susurrante, aspiró de su cigarrillo y añadió—: Puede haber de todo por ahí suelto.
Me soltó el humo en la cara, me lo aparté y dije:
—Ya, hombres con motosierra, has visto muchas películas.
Arranqué la moto y él la paró.
—¿Qué haces?
—Que no quiero que se acabe esta película, Joan —dijo,y se sentó detrás de mí en la moto.
—Cay, no hagas eso. —Estaba hecha un lío, ¿quería o no quería? En un oído me hablaba un ángel, en el otro un demonio.